miércoles, 30 de septiembre de 2009

Esqueleto electrocutado en el porche del profesor Csele

Bueno. Ya empieza Octubre y junto con el inicio del mes llega la fiebre de la fiesta pagana y ritualista (y genial) de Halloween. Y esta fiebre de locura mucha veces es madre a millones de creaciones de miles de Makers que dejan sus videojuegos a un lado y se ponen a trabajar.

Tal es el caso del Dr. Mark Csele, profesor del Niagara College.

Sus arreglos de Halloween del año pasado, aquí ilustrados, consistían de un esqueleto en una silla eléctrica y efectos especiales. Cuando un niño se acercaba a pedir dulces a su puerta, el sistema activaba un mecanismo que hacia que el esqueleto se levantara de la silla y activaba una máquina de humo, una luz estroboscópica y sonidos de electrocución a alto volumen. En la parte de atrás, se proyectaba un video de una bobina de Tesla para completar el efecto de científico loco.